Escrito por Franco Vielma en qu4nt

Imagen referencial desde la Revista Medicine

Para los servicios de salud es necesario ser productivo con el uso transversal de los datos y la gestión de información. Esto, que erróneamente creemos es algo exclusivo de desarrolladores, también resulta necesario para contadores y analistas de mercado.

Hay un universo de prestadores de bienes y servicios y actividades económicas atravesados por la importancia de la información de calidad.

El sector salud es uno de ellos. Lo conocemos mediante su carácter público y universal en la mayoría de los casos, pero también por medio de su prestación por vías privadas. Ambas modalidades son catalogadas como actividades económicas, aún cuando apuntalan tareas para el resguardo de la salud y la vida de las personas.

Los servicios de salud incluyen áreas de generación de conocimiento, y sus bases de datos son un elemento clave para el desarrollo de la actividad a corto, mediano y largo plazo.

Una mirada analítica al conglomerado de la salud

Los datos de los pacientes y de cada una de las unidades que componen un sistema salud, son sumamente relevantes para la construcción de las políticas de gestión en la materia.

En el caso de los pacientes, hay muchos datos como frecuencia de consultas, exámenes realizados, patologías detectadas, factores socioambientales relacionados con enfermedades de los pacientes, todos ellos resumidos en un documento llamado historia médica.

Desde Giphy

En los centros de salud hay datos sobre su gestión en todos sus ámbitos. Estos datos incluye información sobre insumos médicos y farmacológicos, la disposición de consultorios o quirófanos y el mantenimiento, por nombrar sólo algunos.

Los centros de salud se han convertido en espacios de producción de una ingente cantidad de datos. Para ello se requiere una forma también optimizada de ser acopiada, organizada y gestionada por dicho centro.

Un centro de salud está sujeto al impacto de situaciones en su entorno. El auge de una gripe local o un evento de mayor envergadura como un terremoto en su área de influencia, deben ser previstos.

El manejo de datos derivados de las estadísticas sobre estas situaciones, impactan en el manejo de compras de insumos por ejemplo. Por ello la gestión de datos es clave en la gestión de cualquier centro de salud frente a la demanda de estos bienes y servicios.

Desde Giphy

El acopio de información es útil para tareas de salud preventiva y se obtiene a través de los centros de salud, se agrupa y analiza para el diseño de políticas de salud.

Automatización, plataformas de registro y diseño de gestión

Si alguien sufre una dolencia física, al ir a un centro de salud será sometido a exámenes para poder ofrecer un diagnóstico más certero. Casi siempre la toma de muestra de sangre es empleada para realizarle algún estudio específico pues es considerada representativa del estado general del paciente.

Varios países como Finlandia, Inglaterra y Suecia, incrementan desde hace décadas su capacidad de prestar servicios en salud a partir del uso de la información. Cada centro de salud es referente para medir el estado de todo el sistema de salud y de la política estatal en la materia. Partiendo desde lo más pequeño a lo más grande.

Para hacer eficientes los servicios de salud, debe homologarse los métodos para recopilar, analizar y gestionar la información en los centros de salud.

En España y Chile los sistemas de salud han homologado sus formatos de recogida de información que son utilizados por los centros de salud.

Imagen alusiva a servicios de Telemedicina, cortesía de la Revista Medicine

En los centros de salud, hay otros cambios como la digitalizadción de historiales médicos, el registro de pacientes y la georreferenciación de patologías y sintomatologías. Igualmente, la gestión interna se ha automatizado facilitando el control de recursos y el diseño de políticas para su funcionamiento.

Formatos, datos y almacenamiento

El esquema manual de registro se mejora gracias a la actualización y homologación de formatos para el acopio, análisis y gestión de la información, y se adeúa a las demandas y necesidades en ese sector.

Para estas modalidades, desde hace algunos años se le ha acuñado el término de “Informática Médica”. El Dr. Carlos G. González Salamea de la Universidad de Chile en un paper que publicó sobre el tema, ofreció dos definiciones elementales.

“La National Library of Medicine (NLM), define a la Informática Médica como: ‘El campo de las ciencias de la información que se ocupa del análisis y diseminación de los datos médicos, a través de aplicar la computación a varios aspectos del cuidado de la salud y la medicina’. La Informática Médica es una especialidad interdisciplinaria que se alimenta y relaciona con diferentes áreas de la investigación, educación médica, de la práctica clínica, de las ciencias de la información y la computación”, afirma Gonzalez.

“La Informática Médica se ha definido como ‘el campo científico que tiene que ver con la información, los datos y el conocimiento biomédicos, su almacenamiento, recuperación y su uso óptimo para resolver problemas y tomar decisiones’. Esta definición amplía la extensión del concepto y trasciende el de la computación médica”. Reseña el artículo del año 2003.

Pero las tecnologías han evolucionado mucho desde esa fecha y las terminologías también. Los esquemas de salud digital se han apoyado en la diversificación de los servicios de plataformas digitales. Hoy día se han enriquecido mucho a raíz de la proliferación de apps móviles que ofrecen servicios de salud, y de adquisión de prácticas sanas de alimentación, ejercicios físicos o meditación, por ejemplo. Pero también por parte de aplicaciones de telemedicina que facilitan labores de diagnóstico e interconsultas.


Franco Vielma

Franco Vielma

Sociólogo, analista y escritor. Sociedad, economía, sociedad de la información, comunicación, procesos socioculturales.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: